lunes, 25 de marzo de 2013

Asesina?

La Negra pasó todos los límites del universo cuando el viernes, regresó de su paseo nocturno con un trofeo.
Yo ya estaba acostada, pero desde arriba escuché todo.
Martín me dice "ahi subo, veo si volvió la Negra y voy".
Acto seguido escucho abrir la puerta y el siguiente monólogo:
"NOOO Negra nooo! Pobrecita! Que hiciste?? Sanguinaria!!! Anda para adentro YA!"
Y me imaginé todo.

viernes, 18 de enero de 2013

Otra vez la Negra

Decidimos que la Negra va a dormir afuera en el patio, y va a quedar ahí la mayor parte del día.
Nos mudamos y tenemos la posibilidad de que quede ahí, así que antes de dejarla, sacamos todo lo "rompible" que haya por el medio y afuera Negra.
Lo peor de todo, ya no es lo que rompe. Me mudé cerca del arroyo y cada vez que sale se mete, y vuelve con un olor a MIERDA que invade toda la casa. La odio.
Encima tiene el pelo corto, pero ella pierde pelo igual. Me arruina toda la coquetería de la casa, al patio chiquita, no más oportunidades para vos.

viernes, 27 de julio de 2012

Quizás sólo quería vestirse...

Dejar el tender en el comedor, cerca de la cucha de Negra es casi como darle un helado y pedirle que no lo coma. Pero yo soy obstinada y lo hago igual. Porque la Negra siempre puede sorprenderme.
La última víctima fue una remera. Quedó irreconocible, irreparable, se ve que sabía que me gustaba tanto y aprovechó para hacerle unas "reformas" con sus dientes...
La víctima anterior fueron unas calzas. También me gustaban mucho, y las mordió nada más y nada menos que en el culo. Conste que estaban limpias, porque estaban colgadas en el tender, pero les cuento dónde las mordió para que se hagan una idea de qué hice con las calzas: A la basura, por supuesto, si ya ni de pijama me iban a servir!
Le estamos impidiendo que se suba al sillón para volver a tomar dominio y posesión del mismo. Me estoy reencontrando con mi living, es casi como un ambiente nuevo de la casa, en el que antes no pasaba ni un minuto del día, y ahora no entiendo por qué.
Cande sigue igual de divina que siempre. Ella ya es grande, no rompe nada, se porta bien. Ayer se le clavó una espina en la pata y me acordé de los dibujitos animados, cuando el pequeño e indefenso animal le saca la espina de la pata al imponente león y éste se compromete a ser su guardaespaldas.
Y Uma, la gata, podría decirse que es la que más me extrañó en la semana en que me fui de vacaciones.
Yo soy su madre en la casa, y lo demostró maullando sin parar, rompiendo los oídos y la paciencia de mi marido.
Como debe ser, que me extrañe y lo demuestre, carajo.
La cuestión es que cuando regresé, fui derechito a saludarla, y la muy antipática me esquivó todas las veces en que la intenté agarrar. Parece que estaba enojada nomás, porque su madre tuvo el tupé de abandonarla durante una larga semana.
Hoy ya volvió todo a la normalidad, Uma está cariñosa, Cande siendo fiel a su estilo es la hija de mi marido y a mi me quiere "hasta ahí nomás", y Negra intenta no romper las cosas. Porque ella lo intenta, yo lo sé...

miércoles, 27 de junio de 2012

Basta Negraaa!

Update del lunes:
Negra se comió un libro de Martín, y una remera, y unas calzas mías. No sé como no la mata todavía...
Ah! Además se pasó toda la noche del martes vomitando, me levanté unas cuantas veces a limpiar en la madrugada, entre asqueada y somnolienta.
Nada más, salvo que pensamos comprarle un bozal y dejarla adentro con eso puesto asi no puede abrir su boquita para seguir rompiendo cosas que no le pertenecen...

martes, 5 de junio de 2012

La negra volviendo al ruedo

El frío acecha por estos pagos y dejar a Negra afuera con su novio nos parte el corazón aunque a ella parezca importarle poco.
Por lo que estamos restringiendo sus salidas, y cada vez que sale a pasear con nosotros y con Cande la obligamos a volver si o si.
Eso sucedió esta mañana, cuando antes de salir la vi acurrucadita en su almohadón, y se me pasó por la cabeza que en cuatro horas no iba a hacer nada malo, y me fui.
Cuando regresamos a almorzar, sucedió lo peor, la tragedia más grande en la vida de mi marido: Negra rompió sus únicos botines de fútbol...
En cuanto abrimos la puerta se rajó, creo que se la veía venir y no quiso quedarse ni un segundo más en su lecho de muerte, así que no pudimos retarla.
Martín contenía sus lágrimas y su bronca, incluso hasta intentó culparme, pero sin fundamentos le resultó difícil, al fin y al cabo, fue él quien los dejó fuera de lugar.
Así que este mes habrá que sumarle al presupuesto de gastos un par de zapatillas o botines, como él prefiera, y  un bozal para que cuando Negra quede adentro, no pueda abrir su condenada boca.
Fotos del delito a continuación: (Las saqué a escondidas de Martín, porque si me veía me mataba)




Lo puse arriba del puff rojo, que también muestra señales de que Uma estuvo divirtiéndose con él. 2x1 este post!

domingo, 27 de mayo de 2012

El precio de tener un gato

Debí tener en cuenta a mi gata, cuando decidí en el verano prestarle más atención a la vida vegetal y comprarme semillas, plantas y plantines.
Debí contener la sonrisa que me generó ver cómo crecían esos tallos, cómo salían hermosas hojas y se formaba esa planta que tanto siempre me gustó.
Debí olvidarme completamente de ello. Porque al fin y al cabo, a mi gata le gustan MUCHO las plantas.
Todo empezó un día cuando vi que mi planta preferida estaba rara, tanto había crecido y ahora parecía que le faltaba algo.
No pude descifrar bien qué le faltaba, sino hasta unos días después, cuando Uma ya se había almorzado una y cada una de las hojas de mi adorada plantita.
Le saqué fotos de la indignación, me descargué con la cámara para no agarrarla del cuellito y matarla.
Y con ustedes: La prueba del delito.

Las ramas más altas estaban a modo de adorno, lo verdecito de abajo es lo que había crecido, pero es de la misma planta


No parece que hubiera que tenido que soportar una guerra?
 Y todo por quién? Por esta adorable criatura que hasta incluso parece inofensiva!


sábado, 12 de mayo de 2012

Todo demasiado tranquilo - Calma Chicha

Hace muchos días que mis cosas vienen salvándose de estas bestias demoníacas con piel de cordero.
De Cande podría decirse que creció, ya no rompe tanto (COSAS, no quiere decir, huevos, por ejemplo) y no ladra desesperadamente cuando nos vamos.
De Negra, podría afirmarse que aún no rompió nada porque no tuvo oportunidad de hacerlo.
Se está quedando afuera con su novio Coco, un dálmata que la obliga a renunciar a sus padres y a su casa con tal de corretear y callejear todo el día, uno al lado del otro, juntos a la par.
Lo que origina que Negra no se quede sola en casa, lo que a su vez causa que mis cosas permanezcan en un completo orden.
El sillón, que compramos de cuero ecológico para que las perras no lo ensucien, está todo arañado por la gata Uma, y Negra se encarga de llenarlo de pelos (negros), que aspiro o barro frenéticamente.
Parece que no es tan fácil tener la casa ordenada cuando esa casa es un departamento pequeño, y de sus cinco integrantes, tres de ellos son animales...
Y encima sigo pensando en adoptar más mascotas.
Debería atarme la imaginación y dejarme de joder.
El otro día le pregunté a Martín en qué nos cambiaría adoptar un gatito más.
Y además de los 20 kilos de comida de perro al mes, también se duplicaría la comida del gato para empezar.
Por otro lado, el minino nuevo podría ingeniárselas para romper la parte del sillón que le faltó a Uma...
O encargarse de mordisquear todas las plantas que ella no come... ah! no, cierto que una y cada una de mis plantas tienen marcados los dientecitos del pequeño animal peludo y negro...
Necesito una casa con jardín, así estas bestias dejan de invadir el espacio de los humanos y se ocupan de morder ramas y arañar árboles en vez de convertir mi departamento en una jungla sin reglas.